Varios

Imprimir
PDF

Ahorrar comprando con tarjeta de crédito

Es comúnmente aceptado que comprar con tarjeta de crédito sale más caro que hacerlo en efectivo. Los intereses, las comisiones, la compra compulsiva… Sin embargo, eso no siempre es cierto. Si sabemos elegir la tarjeta adecuada y la usamos de forma responsable y eficiente podremos no solo no gastar más, sino incluso ahorrar dinero en nuestras compras del día a día.

Para conseguirlo, lo primero que hay que hacer es cambiar nuestra concepción de las tarjetas de crédito. Hay que dejar atrás la idea de que solo sirven para comprar más de lo que se puede pagar, ya que esta mentalidad va acompañada del pago de intereses. Si adaptamos nuestras compras a nuestro presupuesto, el ahorro es posible.

Aunque, para ello, antes hay que elegir una tarjeta que permita liquidar la deuda mes a mes. En el mercado abundan tarjetas que anuncian bajos intereses y buenas promociones, pero que en la práctica son revolving, lo que significa que no permiten liquidar cada vez el 100% de la deuda pendiente y que, por tanto, obligan a aplazar el pago, lo que conlleva intereses.

También conviene elegir una tarjeta gratuita, es decir, que no nos cobre cuota mensual. De lo contrario, nos será difícil ahorrar con ella (a no ser que sus condiciones sean excepcionalmente atractivas).

tarjeta_credito_tips

Una vez elegida una tarjeta de crédito gratuita que permita liquidar el 100% de la deuda pendiente, hay que fijarse en qué promociones nos ofrece para ahorrar con ella. Estos son algunos ejemplos:

- Devolución de compras. Algunas tarjetas te devuelven a final de mes un porcentaje de lo que has gastado. En ocasiones sólo se aplica en algunos productos o establecimientos determinados, pero en otras es un descuento general que puede significar un ahorro considerable.

- Seguros gratis. Es común que algunas tarjetas de crédito ofrezcan seguros de todo tipo, sobre todo de viajes. Pagar con ellas, por ejemplo, un vuelo de avión puede ahorrarnos el contratar uno con la compañía aérea.

- Programas de puntos. Es una promoción muy extendida por la cual se acumulan puntos con cada compra que se efectúa con la tarjeta, canjeables después por regalos. Es una forma de conseguir una recompensa a largo plazo por tus gastos diarios.

- Sorteos y otras promociones. Los bancos suelen ofrecer promociones periódicas para incentivar el uso de sus tarjetas. Suele tratarse de sorteos de viajes y regalos varios. Si la suerte acompaña, pueden salir muy a cuenta.

Si nuestra tarjeta tiene alguna de estas características, el ahorro está a nuestro alcance. Eso sí, conviene que pongamos de nuestra parte a la hora de controlar los gastos, algo que la compra con dinero de plástico también facilita, puesto que nuestros pagos quedan reflejados en un extracto detallado que podemos revisar mes a mes.

Eso sí, si queremos ahorrar de verdad no es suficiente con tener una buena tarjeta de crédito. Si la combinamos con una actitud proactiva y una buena cuenta remunerada, el ahorro estará más que asegurado.

Fuente: HelpMyCash.com

Imprimir
PDF

Tips de seguridad en la cocina

seguridad_cocina_web

 

Dentro de la cocina, hay varios elementos que podrían ser peligrosos para los niños, es por ello que te damos algunos consejos para tener una cocina segura cuando tu hijo esté dentro, porque cuando tu hogar funciona, todo funciona.

  • Mantente siempre a su lado o vigilándolo.
  • Coloca en un lugar seguro las bolsas de plástico, cerillos, encendedores, cuchillos, tijeras y todos los objetos que pudieran ser peligrosos. Los cajones altos son una buena opción.
  • Mantén fuera de su alcance productos tóxicos como detergentes, jabones, productos con amoníaco, entre otros. Es importante que bajo ninguna circunstancia pongas estas sustancias en envases de refrescos o alimentos puesto que el niño podría confundirse e ingerirlos.
  • Adquiere productos que tengan seguros para niños. En el mercado existen hornos de microondas y refrigeradores que tienen esta función y la mayoría de las estufas cuentan con un encendido especial en sus perillas para mayor seguridad.
  • Al cocinar, fíjate bien al transportar recipientes (cazuelas, platos, ollas, etcétera) de un lugar a otro y asegúrate que tu hijo no esté cerca para evitar un accidente. Lo mismo sucede con los recipientes sobre la estufa; revisa que los mangos no queden fuera o sobresalgan ya que los niños pueden agarrarlos y derramar el contenido caliente sobre ellos mismos.


actitudfem.com

Imprimir
PDF

Tipos de cerradura

tipos_cerraduras

 

Las cerraduras, además de impedir el acceso a aquellos que no tienen llaves, son la unidad básica de seguridad en el hogar. Existe una gran variedad de cerraduras en el mercado, tanto en los materiales utilizados para fabricarlas como en los mecanismos de funcionamiento.

A la hora de elegir entre una u otra cerradura debemos tener en cuenta las distintas funciones, diseños y necesidades. En la siguiente clasificación veremos los distintos tipos.

Cilíndricas
Son las más utilizadas para la puerta de entrada de la casa o para cualquier puerta exterior. Su pieza central es un cilindro, bombín de pera, también llamado perfil europeo. En él es donde introducimos nuestra llave.

De sobreponer
Se caracterizan por su particular instalación: se colocan sobre la puerta y quedan al descubierto. Por ello es muy importante a la hora de escogerla tener el cuenta material del que está hecha, su forma y su tamaño. Este tipo de cerradura tiene un inconveniente: al estar al descubierto es más fácil de forzar.

De embutir
Muy apropiadas para puertas interiores, por lo que son el modelo más extendido. Su modo de funcionamiento es muy sencillo: una manilla gira y retrae el pestillo. Se presentan en modelos con o sin llave.

Tubular
La más empleada en los cuartos de baño. Su característica principal es que cuenta con un botón o pestaña que permite cerrar la puerta por dentro.

Digitales
Estamos en los tiempos de la revolución digital y la tecnología más avanzada también ha llegado al mundo de las cerraduras. Estas cerraduras se abren y se cierran mediante un código, una tarjeta y en los modelos más sofisticados, basta con la huella digital. Son muy comunes en hoteles, garajes, etc.

Y un último consejo: a la hora de limpiar la cerradura evita la utilización de elementos abrasivos, como el alcohol por ejemplo; un trapo humedecido con agua es la mejor herramienta para limpiar la cerradura.

hogarutil.com

Imprimir
PDF

¿Qué debemos tener en un botiquín de primeros auxilios para la casa?

botiquin_webEn el hogar, es donde sufrimos el mayor número de accidentes. En este artículos te mostramos todo lo que debe contener el botiquín de primeros auxilios que podemos tener en casa.

Ubicación
Lo primero que consideraremos es su ubicación: el botiquín tiene que estar en un lugar accesible y todos los que viven en la casa tienen que saber dónde está guardado aunque, lógicamente, debe estar siempre fuera del alcance de los niños. Te aconsejamos que no esté ni en el baño ni en la cocina: la humedad y/o el calor de estos lugares puede alterar las propiedades de los medicamentos. Una opción a considerar es guardarlo, por ejemplo, en el mueble recibidor: estará accesible y en condiciones ambientales óptimas.

Contenido
En cuanto al continente, es importante recalcar que cualquier caja no sirve como botiquín. Lo mejor es que sea de madera o caja de metal por si se derramase algún medicamento. Por supuesto, descartaremos las cajas de cartón que, con tanta frecuencia, se utilizan para este fin.

Respecto al contenido de nuestro botiquín, hay una serie de elementos imprescindibles para realizar curaciones o prestar primeros auxilios: alcohol, vendas, mercromina, gasas estériles, cinta microporo, curitas, algodón, termómetro, tijeras, pinzas y guantes desechables.

Además podemos añadir otros medicamentos, como analgésicos o antitérmicos, que aliviarán los dolores de cabeza, la fiebre o los trastornos gripales si hacemos de ellos un uso responsable (no olvidar nunca consultar al médico o farmacéutico). También es recomendable disponer de pomada para quemaduras, pero solo para emplearla en casos leves. En caso contrario, lo mejor es acudir al centro de urgencias más cercano. Y en lo referente al tema de los antibióticos nuestra recomendación es clara: no hay que guardar antibióticos en el botiquín. Solo debemos tomarlos si nos los receta el médico y, una vez terminado el tratamiento que éste nos haya prescrito, deberemos llevar el sobrante a la farmacia para su reciclaje.

Una última consideración sobre la conservación. No hay que olvidar que el botiquín está compuesto por productos perecederos por lo que, además de reponer lo gastado, deberemos revisarlo al menos una vez al año. Por tu salud y por tu seguridad.

hogarutil.com

Contáctanos en

Blvd. Jardines del Campestre 101 Col. Jardines del Campestre.
León, Gto. 37320, México.
Tel: (477) 636 3780


Estamos a tus órdenes. Haz Click Aquí para ir al formulario de contacto

facebook